viernes, 21 de junio de 2013

Nuestro camino en América ya ha empezado!!!

Ya nos encontramos en América, exactamente en Halifax (Canadá).

Llegamos anteanoche al hostal a las 12h de la noche (hora de Halifax que en España eran las 5h de la madrugada), después de un largo día de autobuses y aviones.

El día 19 salimos de casa de Ainhoa, Bruselas, a las 8h de la mañana dirección al aeropuerto, con un trayecto de unos 10 minutos andando y dos autobuses, con todo el equipaje a cuestas.

Los trámites en el aeropuerto se hicieron sin ningún contratiempo y volamos hacia Frankfurt en un vuelo de una hora, un pequeño aperitivo para después cruzar el charco por primera vez para todos.


Noah contempla nuestro avión en Frankfurt


Internet gratis y recarga el portátil haciéndo ejercicio

En el aeropuerto de Frankfurt esperamos unas 5 horas. El vuelo hacia Halifax se retrasó una hora y salimos a las 18h40. El paso por la aduana también transcurrió sin ningún tipo de problema: revisión de los pasaportes, algunas preguntas sobre el motivo del viaje, cuánto tiempo estaríamos en Canadá etc.

En la sala de espera, ves todo tipo de gente, había muchas familias, gente hablando en alemán, en francés, en inglés, italiano...Y nos sorprendío una de las azafatas de la compañía que iba en busca de maletas de mano con sobrepeso. Tenía una pequeña báscula y paraba a la gente que iba entrando o a los que encontraba en la sala para pesar su maleta y si sobrepasaba los 6kg (normalmente son 10kg) les hacía pagar la diferencia, vaya caras que ponían sus víctimas. A nosotros por suerte no nos controló, de todas formas nos hubiéramos arreglado para repartir el peso. En general la gente no se quejaba, pagaba la cuantía y se marchaba, algunos protestaban pero pagaban y hubo una pareja joven que no quiso pagar y los vimos apartarse un poco, abrir las maletas y ponerse ropa por encima, coger el ordenador en la mano, cambiarse los zapatos por otros más pesados y cuando volvieron a pesar las maletas y el peso era justo volvieron a quitarse la ropa de más y volver a colocarlo todo otra vez en las maletas, fue un momento divertido. Al final te das cuenta de que son trámites únicamente para sacar dinero.

El vuelo desde Frankfut a Halifax tardó algo más de 7 horas, llegamos a Halifax a las 21h (hora local, en España eran las 2h de la madrugada).

Aïsha y Fleur hacen actividades

Los peques duermen

En el avión nos ofrecían comida y bebida cada hora más o menos, pusieron varias películas y de vez en cuando nos levantábamos para estirar las piernas. Aïsha coloreó casi todo el rato con unos lápices y unos cuadernos que le habían regalado tanto en el vuelo anterior como en este, y Noah jugaba, se puso a correr por el pasillo de un lado a otro, se lo pasó muy bien. Sobre las 22h (de España), los dos se quedaron dormidos y nosotros echamos algunas cabezadas.

El trayecto, en forma de parábola, sobrevolaba Groenlandia, donde pudimos ver unas vistas preciosas.

Sobrevolamos Groenlandia

Una vez en el aeropuerto de Halifax, los trámites de aduana son: entregar una hoja que te dan en el avión para rellenar, no puedes llevar ni carne, ni fruta, ni verdura, ni semillas, ni plantas, entregar los pasaportes y volver a responder algunas preguntas, pero nada demasiado raro.

Después de recoger las maletas fuimos en busca del autobús que nos llevaría al hostal. Esperamos más o menos media hora y cuando llegó el conductor fue muy amable y nos indicó donde bajar para ir al hostal y nos dijo que después tendríamos que andar unos 15 minutos. Cual fue nuestra sorpresa cuando al llegar a la parada, el conductor, que acababa su turno y debía llevar el autobús al aparcamiento, nos dice que nos quedemos en el autobús que nos va a acercar al hostal para que no tengamos que andar tanto. Nos supo a gloria ya que los dos niños dormían y llevábamos varias maletas. Qué buena primera impresión en Canadá!

Lo volvimos a comprobar ayer mientras paseábamos por las calles de Halifax, la gente detenía sus coches  para dejarnos cruzar o, más fuerte aún, Fer le hacía una foto a un gran autobús y el conductor se paró para que pudiera hacerla bien, increíble!

El conductor se para para que podamos hacer bien la foto

Es un país muy diferente, todo nos sorprende: las casas de madera, las calles anchas, los gigantescos camiones, lo limpio que está todo, las ideas originales del mobiliario urbano o la mezcla de estilos y épocas en las edificaciones.

Los camiones son enormes

El moviliario urbano es muy original y bonito, con muchos detalles

Compactador de residuos por energía solar

Ayer fue un día muy especial en nuestras vidas, nos encontramos en un nuevo país y un nuevo continente, es la primera vez que estamos tan lejos de nuestra familia y amigos y estamos descubriendo lugares muy bonitos y conociendo gente maravillosa, algunos de los objetivo de esta aventura.

Fleur Touzelet

3 comentarios:

  1. Tenia idea que Canada es precioso y tan grandisimo que es muy variado, tengo que ver donde estáis exactamente,
    Llego ya la caravana?.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ya he visto exactamente donde estáis, ahora a esperar por donde continuamos.....

    ResponderEliminar
  3. Buena suerte chicos!!!
    Os empecé a leer hace tiempo y me alegro que ya hayáis empezado la etapa americana.
    Ánimo!!!
    Un beso muy fuerte desde Barcelona.
    Sandra

    ResponderEliminar