sábado, 14 de septiembre de 2013

Bentonville

Después de New Orleans, en nuestro cambio de ruta hacia Yellowstone para evitar el calor, descubrimos por casualidad un pueblo con mucha actividad y mucho encanto, llamado Bentonville que está justo en la frontera de Arkansas con Missouri.

Nos paramos en el Welcome Center (en la mayoría de los accesos a los estados hay estaciones de descanso con servicios, agua, espacios para comer, dormir, folletos informativos y agentes turísticos) de Bella Vista, nos llamó la atención un gran cartel que ponía “café gratis y vimos que había grifos para rellenar de agua, los depósitos de la autocaravana. Nos aportaron mucha información sobre Arkansas y sobre Bentonville en concreto, además se puede pernoctar en esta área de servicio una noche sin conste alguno.


Sin planearlo nos quedamos en esa zona 5 días, asimilando todo lo vivido hasta ahora, aprovechando para escribir, hacer actividades y  jugar con los niños en los parques, hacer algunos arreglos en la autocaravana, patinar y visitar el pueblo.

Descubrimos que es el pueblo donde nación Sam Walton el fundador de la cadena de supermercados Walmart (está en todo el mundo pero en Europa sólo hay en el Reino Unido). El primer supermercado que montó Walton fue allí en Bentonville y en su lugar ahora hay un museo sobre la trayectoria de este hombre y su familia. La entrada es gratuita y aunque al principio no queríamos entrar, descubrimos un mundo increíble, una expansión a nivel mundial en pocas décadas y conocimos mejor al fundador del supermercado al que vamos a menudo aquí en EEUU, ya que los precios son bajísimos y casi en todos los centros permiten que las autocaravanas pasen la noche, además suelen estar abiertos 24 horas.

El centro del pueblo es acogedor y en la plaza central organizan fiestas, mercados y otros eventos locales. Nosotros asistimos a uno con música Country en vivo, actividades para niños (todas muy caras), comida, presentación de asociaciones y algunos espectáculos.

Por todo el pueblo hay senderos para caminar, correr  o ir en bici y cada uno tiene un recorrido y una distancia concreta.

Todo el pueblo gira en torno a Walmart y esta compañía financia muchas actividades locales. Una de las maravillas que financia es la entrada al museo Crystal Bridges, por esa razón todo el mundo puede entrar de forma gratuita al museo y disfrutar de la belleza de las obras de arte.

Es un museo peculiar ya que posee una zona de exposición interior y una amplia zona abierta en el exterior. El entorno es ideal, rodeado de bosques con senderos para caminar, correr o ir en bici y hay alguno que comunica con el centro del pueblo. Hay obras de arte (esculturas) expuestas por el recorrido, hay tres grandes aparcamientos (unos subterráneo y dos exteriores), tienen a disposición del cliente un servicio de transfer con pequeños coches eléctricos  tipo mini-bus para facilitarnos el traslado desde el aparcamiento a la entrada del museo.

Lla arquitectura es contemporánea y con líneas muy minimalistas, hay un estanque y un río que pasan por medio del museo, en el interior hay salas de conferencias y de formación, un restaurante rodeado de cristaleras, una sala de descubrimiento para los niños con todos los juegos y materiales que te puedes imaginar y obras de arte de diferentes épocas y diferentes artistas.

Todo está muy cuidado, hay muchos empleados y voluntarios vigilando que se cumplan las normas del museo e informando sobre la política del Museo en cada sala, están atentos a tus dudas o preguntas y a lo largo de la semana realizan diversas actividades paralelas.

Nosotros fuimos dos días al museo, uno para ver el interior y el otro para ver el exterior.

Para nosotros, visitar este museo ha sido una agradable experiencia y hemos alimentado todos nuestros sentidos: la vista con las obras de arte, el tacto con los materiales de la sala de descubrimientos, el oído con la música clásica en el interior y el canto de los pájaros en el exterior y nos faltó el gusto pero no podemos permitirnos ciertos lujos.

Alrededor del pueblo hay varias zonas naturales que visitar y a unos 25 km el parque natural Hobbs, teníamos pensado ir pero al final nos quedamos en Bentonville y disfrutamos mucho.
Nos ha gustado mucho ver cómo un pueblo se desarrolla y vive de lo que inició uno de sus habitantes hace más de 60 años. Es un pueblo muy cuidado, con varios museos, zona comercial, zona industrial, zona de negocios y mucha actividad durante todo el año.

Además, nos llevamos un recuerdo material, hacía mucho que queríamos una bici para Aïsha, y junto al Lago Bella Vista nos encontramos una bicicleta nueva de gran calidad de la que está disfrutando mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario