viernes, 27 de septiembre de 2013

Camino a Canadá

Entramos en los impresionantes paisajes de South Dakota, Wyoming y Montana, el puro “Oeste”. ¡Qué contraste con el Este!

Previamente habíamos observado en el mapa las escasas carreteras de la parte Oeste

al lado de la parte Este de USA que cuenta con una inmensa red de carreteras. Hemos recorrido con nuestra autocaravana llanuras infinitas que nos maravillaron. También es muy diferente el carácter de la gente, son más cercanos, más “friendly” que en las grandes ciudades donde la vida pasa más rápido y cada uno va a lo suyo.

En South Dakota nos encontramos con el famoso Monte Rushmore, donde pudimos ver en la montaña los rostros de los presidentes Washington, Jefferson, Roosevelt y Lincoln tallados en la roca (Gutson Borglum inició su proyecto de tallar en una montaña a finales de los años 20). Una maravilla hecha por el hombre. A Aïsha le encantó también y le hizo muchas fotos.

En Wyoming, además de las llanuras tan increíbles nos encontramos con la Devil Tower, cuenta una leyenda que una tribu india hizo su campamento al lado de un río, 7 niñas de la tribu fueron a pasear y se encontraron con un oso que las perseguía, corriendo para huir del este se subieron encima de una roca de poca altura y le pidieron ayuda para que les protegiera del animal. Entonces la piedra creció y creció hasta convertirse en esta montaña que Lincoln la nombró Primer Monumento Natural Nacional “al que todavía se le pueden ver las marcas de las garras del oso”.

Llegando a Yellowstone se nos rompió el alternador, pensaba inocente de mí, que al ser Ford una firma americana no sería muy complicado afrontar cualquier reparación. Pues bien, empieza la aventura…

El alternador, como casi todo sabéis, es una pieza cuya función es la de cargar las baterías con energía del motor, necesario no solo para arrancar, si no para la dirección asistida, intermitente, luces, aire acondicionado, baterías interiores, nevera, etc…

Dimos con un taller especializado en autocaravanas con un personal muy amable en la ciudad de Thermópolis, al mismo tiempo visitamos unas termas maravillosas donde nos pudimos bañar en unas instalaciones gratuitas con el agua a 40º y un olor muy fuerte, característico de las termas.

En el taller nos dijeron que no podían encontrar un nuevo alternador porque al meter el número de bastidor en su sistema no les salía nada, primer intento fallido. Encontramos un tipo a una hora de Thermópolis que los reparaba, pero la broma nos salía muy cara y varios días de espera, lo descartamos y decidimos ir en dirección Canadá (ya que en breve caducaba nuestro permiso de visita) y mientras recibir uno que compraríamos en España de segunda mano.

Camino a Canadá, pasamos dos días en Yellowstone (en 1872 fue nombrado el primer Parque Nacional del Mundo), donde tuvimos la suerte de vivir el primer día de nieve de la temporada, fue precioso, a todos nos encantó, estábamos a gusto, calentitos y secos (en estos momentos recuerdo cuando teníamos goteras y humedades y cada lluvia era un horror!) Mientras, tirábamos de las baterías de reserva, arranques cuesta abajo o pedíamos ayuda para hacer “Jump” con las pinzas con otros coches que nos ayudaban a arrancar.
 
Dimos con unos maravillosos paisajes de Yellowstone, un paisaje natural de más de dos millones de acres, un lago Yellowstone de 141 millas de largo y 132 millas cuadradas. Vimos búfalos, ciervos, alces, lobos, vacas, caballos, ardillas, rapaces, etc… Nos faltó ver osos, pero quizás en Canadá veamos alguno. Al entrar en el Parque Nacional Yellowstone preguntamos a una Ranger si podíamos dormir aparcados en el parque en cualquier lado para no tener que pagar campings, casi nunca vamos a campings, nos dijo que no, porque había muchos osos, jeje. Aïsha nos decía que era muy feliz de vivir este viaje y poder ver estas maravillas del planeta.

Visitamos Faithfull, el más importante de los Géiser que explota cada hora, y nos paseamos por los alrededores donde hay más de 100 Géiseres (en el parque hay más de 10.000 piscinas hidrotermales), chimeneas, terrazas de sedimentos del agua y piscinas de colores preciosos gracias a la multitud de bacterias que hay en esas aguas que vienen del centro de la tierra.

Fueron unos días preciosos. Merece la pena venir a USA solamente para ver un parque como este.

Llegamos a Livingston (uno de los hombres que nos había ayudado a arrancar nos dijo que en esta ciudad había un taller donde con un 95% de seguridad nos podría reparar el “alternator”) y dimos con él, pero nos encontramos a una persona mayor que no estaba por la labor de complicarse la vida para ayudarnos, lo más sencillo siempre es comprar uno nuevo. Segundo intento fallido.

En la misma ciudad dimos con otro taller de dos hermanos jóvenes que se anunciaban como expertos en coches nacionales y extranjeros de gasolina y diesel, fui a preguntar y el chico me dijo: - ¿El alternador es de 12 voltios no? – Respondí: -Si. - Pues entonces lo arreglaremos.

Efectivamente, no fue tarea fácil, encontraron un alternador nuevo de un Ford 4x4 muy similar, trabajaron y fabricaron una pieza para que la medida fuera perfecta y en cuestión de una hora y media, problema arreglado. Fantástico! La avería se llevó el presupuesto de casi medio mes. Afortunadamente en nuestro paso por la comunidad Amish, pudimos comprar muchos alimentos alrededor del 75% más barato que en los supermercados, como por ejemplo un bote de salsa de tomate para la pasta (comemos mucha pasta por su poder nutritivo y por su bajo coste) 50 centavos de Dólar (35 céntimos de euro) y llenamos nuestras reservas y podremos seguir con nuestro viaje aunque con un poco de retraso.

Con la avería hemos hablado y conocido a mucha gente, ha sido muy enriquecedor, la gente es muy amable y hemos aprendido mucho de mecánica. Pero lo que más nos ha impactado ha sido la grandeza y la belleza del parque del Oso Yogi, Yellowstone. Increíble! Volveremos. Como padres nos llena de satisfacción y felicidad ver cómo nuestros hijos disfrutan y valoran las maravillas que vamos viendo en este viaje, sobretodo en este último mes.

Además a nuestro paso por estos tres estados hemos visto un castillo hecho con maíz, una capilla de madera (una réplica de una antigua iglesia de Noruega), una inmensa presa a las puertas de Yellowstone construida a principios del siglo XX o toda la zona donde vivió Buffalo Bill.

El 25 de septiembre por la mañana pasamos la frontera de Canadá por el Glacier National Park otro parque nacional estadounidense con bonitos paisajes).
  




No hay comentarios:

Publicar un comentario