miércoles, 4 de septiembre de 2013

New Orleans

Hemos visitado la ciudad del jazz y del blues, la ciudad de Louis Armstrong con mucha tranquilidad ya que aquí es temporada baja con lo que no había muchos turistas por las calles.

Antes de llegar a la ciudad, como ante cada destino, buscamos información sobre las cosas que ver y un poco de historia. Es una ciudad con influencia española y francesa así que nosotros nos hemos sentido muy identificados y hemos visto muchas huellas de nuestros países, además su cultura musical nos encanta.  

En New Orleans (también Nueva Orleans o Nouvelle Orleans, odiamos esto de las traducciones de nombres) Hay muchos festivales a lo largo del año pero el más importante es Mardi Gras (el famoso carnaval), todo gira en torno a esta fiesta, la mayoría de los souvenirs son del Mardi Gras. Venden unos collares de perlas de colores y en Mardi Gras la gente los va dejando colgados por la calle y se quedan colgados durante todo el año, también hay máscaras venecianas, muñecos de voudou y unas faldas estilo tutú pero de colores.

New Orleans fue devastada en 2005 por el huracán Katrina, en la misma época del año en la que lo hemos visitado y todavía hoy, 8 años después, no se ha recuperado del todo. Aún hay casas que no han sido arregladas, las calles del centro están en bastante mal estado debido a las inundaciones y que aún no se arreglaron. Otro aspecto impresionante es que debido a esa catástrofe la población disminuyó a la mitad.

Nos aparcamos al otro lado del Mississippi y cogimos el ferry gratuito que cruza este impresionante río, hemos estado en la Plaza de España donde están los escudos de todas las provincias españolas, hemos paseado por las calles de El Barrio Francés o "Vieux Carré", hemos saboreado un plato de Gumbo del mar entre los 4, hemos probado los famosos "beignets" del Café du Monde que está situado al borde del Mississippi junto a Jackson Square (estos dos platos son típicos de New Orleans y además son las especialidades que realiza la princesa Tiana en la película de Disney), también fuimos hasta la Frenchmen Street (de día y de noche), que es la calle donde se vive la música, llegamos hasta el barrio Tremé y luego volvimos a bajar hasta el ferry por Canal Avenue, que es una de las arterias de la ciudad. 

Al día siguiente paseamos por Garden District, un barrio muy bonito donde pudimos ver las preciosas casas de varias plantas con jardín, rodeadas de inmensos árboles y con arquitecturas variadas. 

Una noche paseamos por Frenchmen Street y disfrutamos de un estilo de música que nos encanta. En cada bar había un grupo tocando jazz, blues, brass band, cajun music, zydeco, dixieland, ragtime o gipsy jazz y en la calle pudimos escuchar a otro grupo que ambientaba toda la calle, allí estuvimos un largo momento. 



En esa misma calle, paseamos por un mercado de artesanía en el que había cosas preciosas: botellas de vidrio de diferentes bebidas aplastadas y colgadas como decoración, tocados de fiesta con plumas, tul, lazos, etc, me gustó mucho un sombrero elaborado con corbatas, era precioso pero costaba 200 $, pinturas, postales hechas a mano, fotografías e incluso un poeta que escribía "poesía fresca" con su clásica máquina de escribir y te la entregaba al momento. Todo estaba bastante tranquilo debido a la temporada baja pero aún así nosotros disfrutamos mucho del ambiente de New Orleans por la noche. No nos quedamos hasta muy tarde porque con los niños y el embarazo no teníamos muchas ganas pero es una calle de fiesta para todo aquel que le guste la noche.

Teníamos muchas ganas de visitar New Orleans y nos ha encantado, la gente es muy amable, tienen la música en la sangre y a pesar del desastre del 2005, es una ciudad muy bonita visualmente.

Algo negativo estos días ha sido el calor, las temperaturas superan los 40ºC a la sombra y tanto los niños como Fleur con el embarazo no pueden soportar tanto calor mucho tiempo, el inconveniente principal es que nuestro presupuesto mensual dedicado a combustible está agotado, por lo que tendríamos que parar por aquí unos días hasta comenzar el nuevo mes (presupuestariamente hablando) pero hacía demasiado calor, por lo que decidimos coger de parte de la partida de comida y dedicarla a combustible para subir hasta Arkansas (700 km) , donde la temperatura pasa de los 40ºC de New Orleans hasta los 30ºC el mismo día a la sombra y por debajo de 15ºC por la noche. Afortunadamente tenemos reservas de pasta, arroz y conservas para estos casos. Y ya en Arkansas, después de muchas semanas de calor por fin respiramos aire fresco e incluso tenemos que ponernos una chaqueta por la noche. 

Fernando y Fleur.

2 comentarios:

  1. Hacia tiempo que no pasaba a visitaros y no sabía que había un embarazo de por medio!! Me alegro, enhorabuena!!!
    ;D
    Ahora os sigo leyendo para ponerme al día.
    La visita a Nueva Orleans me parece genial, me da la sensación que no os habéis perdido nada.

    ResponderEliminar
  2. Una buena idea sería quitar lo de la confirmación esta para aceptar el comentario, es un poco engorroso.

    ResponderEliminar