domingo, 1 de diciembre de 2013

De Los Ángeles a Las Vegas.

El 12 de noviembre recogimos a mi hermana Manon en el aeropuerto internacional de Los Ángeles, a partir de ese momento empezó una nueva etapa en nuestro viaje: nueva organización, nueva distribución dentro de la autocaravana y una persona más con la que compartir, consensuar y disfrutar.

Los niños estaban ilusionados al recibir a su tatie en nuestro hogar y tenían miles de cosas de contarle.


Pasamos algunos días en Los Ángeles y alrededores. Estuvimos en Santa Clara paseando por sus calles principales, en las playas de Malibú y en la calle donde dicen viven algunos millonarios pero la verdad es que Malibú nos decepcionó, es una ciudad extensa, pero sólo tiene una calle y no vimos nada excepcional y las playas eran comunes.

Después fuimos a Venice y paseamos por su paseo marítimo (Aïsha y Manon en patines), que fue lo que más nos gustó de Los Ángeles, en el paseo había mucha gente patinando y en skate, muchos puestos de artesanía y pinturas, muchos comercios de souvenirs, una zona con canchas de baloncesto, una gimnasio de culturismo con un escenario y gradas y una zona en la playa con anillas y barras para gimnasia, todo al aire libre para que todos los paseantes puedan ver los musculosos hombres (no vimos mujeres). Fue un paseo divertido y un poco con la imagen de las películas y series estadounidenses.

Dimos un paseo rápido a pie por Rodeo Ride en Berverly Hills, que es la calle con más glamour y donde están las marcas más importantes de moda (donde realiza sus compras Julia Roberts en Pretty Woman), y paseamos en autocaravana por las calles donde se alojan algunos famosos, vimos casas espectaculares, pero la que más nos gustó fue una casita que imita la casa de Hansel y Gretel o la casa del bosque de la Belle Durmiente, es encantadora.

Una noche Fernando y Manon fueron a ver un partido de los Lakers contra los Menphis y tuvieron la suerte de ver a los dos hermanos Gasol enfrentados.

Y por último estuvimos en Hollywood para hacernos una foto con las letras que hay en el monte (que sólo se ven de lejos) y caminar por el paseo de la fama para ver las estrellas de nuestros artistas favoritos. Es un paseo largo en el que hay más de 2000 estrellas, algunos artistas tienen varias estrellas, pero en realidad lo más interesante se encuentra al principio de la calle donde está el teatro chino y el teatro Dolby. A todos nos encanta el cine y teníamos mucha ilusión por pasear por Hollywood pero nos ha decepcionado bastante, en realidad no es la imagen que nos enseñan en la semana de los Oscars, todo está muy poco cuidado, muchas estrellas rotas y en general muestran una apariencia sucia y dejada.

No entramos a ningún estudio de cine porque los precios son carísimos.

Para aparcar y pernoctar seguimos las indicaciones de Ángeles y Luis (otra familia que está viajando por América con su autocaravana web: www.cabrania.com) que han pasado por Los Ángeles antes que nosotros y nos fue de gran ayuda.

En resumen, Los Ángeles ha sido una gran decepción para todos, esperábamos algo más de esta ciudad tan conocida por el cine y nos ha parecido desordenada, mal cuidada y con poco atractivo. Todo lo que nos muestran en la tele parece más bien una fachada y sólo durante Los Oscars.

De camino a Gran Canyon nos paramos un par de días en Las Vegas. Pensábamos que se trataba sólo de una calle pero la ciudad es enorme y extensa, sin embargo los grandes hoteles y casinos se sitúan en Las Vegas Boulevard. Es impresionante ver tantos hoteles-casinos, cada uno ambientado en un tema, tantas luces, tantas pantallas con publicidad, tanto derroche de dinero, tantas limusinas, tantos buffets y todo lo que se ha montado en pleno desierto y que es tan mundialmente conocido. A diferencia de Los Ángeles, Las Vegas es tal y como nos lo imaginábamos.

Los Hoteles que más nos llamaron la atención por sus fachadas fueron: Paris-Paris por su estilo francés y su Torre Eiffel, New York-New York por todas las fachadas de edificios, la estatua de la libertad y la montaña rusa que pasa por la fachada, Excalibur que parece un castillo de cuento, Venecian por sus canales y el Ponte Rialto y Bellagio por sus espectáculos de agua y música en su fuente.

Estuvimos también en el Circus-Circus porque hay espectáculos de circo para los niños durante todo el día.

Una noche nos turnamos los adultos para ir a algún casino para ver el ambiente que en ellos se movía. Gastamos unos poquitos dólares pero sólo por probar. Ninguno tenemos ni idea de jugar y es bastante difícil, hay miles de máquinas, muchas mesas con juegos de cartas, dados, ruletas... Las consumiciones son gratuitas mientras estés jugando aunque sólo sea un dólar en una máquina y las camareras vestidas con ropa ligera agradecen alguna propina que suele ser un dólar.

En algunas mesas de juego la apuesta mínima son 500 dólares y la gente pierde mucho dinero apostando. Habrá que ganen también.

A mi me parece increíble pensar en todo el dinero que se mueve en esta ciudad en tan solo unas horas, son tales cantidades que se escapan de mi mente. Cuando estás de paso y lo ves como turista, impresiona, es bonito ver los diferentes hoteles y es divertido. Pero cuando lo piensas fríamente y lo analizas desde fuera es un derroche de energía, de dinero, es puro consumismo y puro negocio para que se enriquezcan unos pocos, en fin mejor no pensarlo demasiado porque desmoraliza.

Tanto Los Ángeles como Las Vegas han sido una experiencia que queríamos vivir pero en este viaje hay muchos otros lugares que nos dejan mejores recuerdos y sensaciones.  

3 comentarios:

  1. Que rapido recorreis todo, se os queda pequeño el mundo.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante y constructivo vuestra descripción de estas etapas.Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola a todos, muchas gracias por escribirnos y dejar comentarios en nuestra web. Nos hace mucha ilusión que haya gente que siga nuestros pasos. A mucha gente le parece que vamos muy rápido pero ya llevamos 6 meses recorriendo los EEUU y Canadá. Después de ver tantas ciudades ahora apreciamos más los espacios abiertos y naturales y preferimos dedicar más tiempo a la tranquilidad de la naturaleza. De todas formas nuestro ritmo va un poco más acelerado ya que nos queda poco tiempo (un mes) en el continente americano y queremos dejar la etapa de los EEUU cerrada para que a nuestro regreso continuemos por centroamérica.

    Saludos a todos, Fleur.

    ResponderEliminar