sábado, 17 de enero de 2015

Chiapas muy auténtico!

Nos encontramos en la península de Yucatán y en las próximas semanas descubriremos las playas del caribe.

Acabamos de pasar unos días en un estado mexicano muy auténtico, en el que viven diferentes culturas indígenas, cada una con sus atuendos característicos (las mujeres indígenas llevan faldas, algunas son negras con pelos y otras son de telas brillantes, llevan camisas bordadas y cinturón, los hombres llevan largas camisas blancas y otros llevan unos ponchos de colores o ponchos negros con pelos) y sus dialectos (algunos no hablan español). Hemos atravesado montañas con bosques donde la temperatura bajó muchísimo y zonas montañosas de selva tropical donde la humedad podía ser del 90% y hacía mucho calor. Hemos atravesado pueblitos chicos, con casitas de madera muy sencillas, huertos para autoabastecerse, pequeños rebaños de oveja o cabras, algunos “puercos” como dicen acá y niños o adultos al lado de la carretera para vender algo o pedir dinero.

Las mujeres portean a sus bebés en la espalda con fulares de tela, venden todo tipo de artesanías: bolsos, pulseras, camisas bordadas, monederos, imanes...

Nos han fascinado los rostros de los niños y niñas tan dulces y tan bonitos. Nos ha llamado la atención que en las ciudades como Tuxtla Gutiérrez o San Cristóbal de las Casas, los niños con la edad de Aïsha venden artesanías o gominolas en la calle y van solos, con nuestra mirada europea nos puede chocar e incluso horrorizar pero aquí la realidad es otra y estos niños deben ayudar a la familia para cubrir las necesidades básicas. No tienen una mirada triste y parecen ser felices, en la calle aprenden cosas diferentes a las que se enseñan en las escuelas, está claro, pero si es mejor o peor yo no sabría decirlo.

En Tuxtla Gutiérrez visitamos el zooMAT, creado por Miguel Álvarez del Toro para preservar las especies de Chiapas. Es un zoo muy grande con un recorrido de 2´5 km, en él vimos el Quetzal, un puma negro, monos araña, serpientes, iguanas, tortugas, rapaces, otros felinos, Tepic… La entrada normal cuesta 20 pesos que es poco más de 1 euro y los martes la entrada es gratuita.
Fuimos a ver también en Tuxtla, el cañón del Sumidero y aunque estaba nublado era impresionante y muy bonito.

En San Cristóbal de las Casas paseamos por las calles y sobretodo observamos a sus habitantes con sus atuendos y rostros tan especiales.

De camino a Palenque nos sorprendieron la selva tropical y los poblados indígenas. La carretera que une San Cristóbal de las Casas  a Palenque es una carretera de montaña preciosa con muchas curvas y pasando por los poblados y parece ser que el gobierno quiere construir una autopista enorme y vimos muchísimos carteles de protesta, en los que nombraban a Zapata y pidiendo respeto por las tierras.
Antes de llegar a Palenque nos paramos a ver dos cascadas: Agua Azul y Misol-ha. En la primera conocimos a otra familia francesa que llevan ya 5 años viajando por el mundo en un camión-autocaravana, tienen un niño de 9 años y una niña de 6 años. Y desde entonces estamos viajando juntos. Juntos fuimos a la segunda cascada que tiene una caída de 25m y que se puede ver por detrás, fue una sensación increíble y salimos empapados.

Visitamos juntos las ruinas de Palenque, que se encuentran rodeadas de selva. Fue nuestra primera ciudad arqueológica maya.

Y después rodamos hasta Campeche que es una ciudad fortificada, encontramos un aparcamiento junto a la zona centro y hemos paseado por las calles cuyas fachadas son muy coloridas.


Nos queda un mes para terminar de visitar México y llegar a Tegucigalpa donde embarcaremos hacia Cuba el 12 de febrero.











No hay comentarios:

Publicar un comentario